Conoce tres puntos relevantes sobre Pentecostés que te ayudarán a entender la importancia de esta fiesta para la Iglesia. Este próximo domingo 19 de mayo, se dará por concluido el Tiempo Pascual. La celebración litúrgica que establece el fin de la Pascua, la cual dura 50 días, es Pentecostés:

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo.

Hechos de los Apóstoles 2, 1-5

Pero, ¿cuál es la importancia de este suceso para la Iglesia?

La fundación de la Iglesia y Pentecostés

Pentecostés
Imagen recuperada vía El Pueblo Católico

En diversos momentos del Nuevo Testamento se establece la misión de la Iglesia, encomendada por Jesús a sus discípulos. Por ejemplo:

  • En la Ascensión, Jesús les dice a sus apóstoles que: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado.” (Marcos 16, 15). Este Evangelio se leyó el pasado domingo 12 de mayo.
  • Cuando Jesús cambia el nombre de su discípulo, Simón, a Pedro, Él hace mención a su Iglesia: “Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mateo 16, 18).

Sin embargo, la fundación de la Iglesia llega a su culmen en Pentecostés, cuando el Paráclito, es decir, el Espíritu Santo, es enviado a los apóstoles. En el Concilio Vaticano II, se estableció que la Iglesia nació en Pentecostés, haciendo su primera manifestación pública ante la multitud.

El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad

Pentecostés
Imagen recuperada vía Pixabay

Si le preguntas a un niño quién es el Espíritu Santo, probablemente te diga que es una paloma blanca. En ocasiones puede resultar complejo comprender quién es la tercera persona de la Santísima Trinidad, pues no se le conoce con un título accesible, como Dios Padre, o se ha encarnado, como Jesús. Sin embargo, su acción en la vida humana, es la acción del Padre. 

A través de las Sagradas Escrituras, se le otorgan distintos nombres y símbolos al Espíritu Santo: la luz que disipa las tinieblas, el Espíritu de verdad, el agua de vida, la unción, el soplo o aliento de Dios, entre otros.

En el caso de Pentecostés, el Espíritu Santo es entendido como el fuego que ilumina el entendimiento de los apóstoles. Además, su venida fue anunciada por Jesús como el Paráclito (o “consolador”), quien guiaría a la Iglesia naciente, tal como lo describe Juan Pablo II a través de su encíclica Dominum et Vivificantem.

Pentecostés en la actualidad

Pentecostés
Imagen recuperada vía OkDiario

Como otros sucesos narrados en el Nuevo Testamento, Pentecostés no es un acontecimiento que se haya quedado en los primeros años después de Cristo, sino que sigue siendo relevante en nuestros tiempos

En ese momento, estando los apóstoles reunidos en un mismo lugar, Dios les confió la misión de predicar la Buena Nueva, comenzando por los paganos; conformando el cuerpo terrenal de la Iglesia naciente. Hoy, tal misión se le encomienda a los católicos, pues forman parte de la misma Iglesia, fundada por Cristo y guiada hacia la verdad, a través de la acción del Espíritu Santo.